Portada » Blog » Las propiedades y la composición de Zamak.

Las propiedades y la composición de Zamak.

Composición de Zamak. Zamak (pronunciado ZAC) es un método de metalurgia para combinar dos óxidos metálicos para hacer un metal compuesto. Composición significa la mezcla o precipitación de elementos, que pueden ser fundibles o sólidos. El proceso de trabajo de metal se divide en dos procesos, primarios y secundarios. Ambos procesos producen metal, sino que el proceso principal, que se usa para crear objetos metálicos, es más rápido y más económico de usar.

En el trabajo de metal, el proceso de combinación de dos metales con propiedades disímiles requiere compuestos de metal primario en su estado puro. El proceso de trabajo de metal luego rompe estos compuestos en los componentes primarios. Luego se agregan varios componentes secundarios para producir óxidos metálicos del compuesto final.

La composición de los óxidos metálicos depende de muchos factores. Estos incluyen contenido de metal (la relación de metal a óxidos no metálicos), espesor, homogeneidad (forma, incluida la estructura de grano), y el método de formación. En general, el contenido de metal más alto significa producir óxidos más altos. Además, los óxidos metálicos formados a partir de trabajo de metal suelen ser más livianos que los formados a partir de reacciones químicas naturales. Por lo tanto, los óxidos metálicos que son más delgados que el contenido de metal se prefieren en aplicaciones que requieren la dureza o la resistencia al desgaste.

Hay varios factores que afectan la composición de los óxidos metálicos. Incluyen contenido de metal, grosor, proceso de formación, homogeneidad y disolventes. Todos estos factores pueden afectar la composición general de los óxidos metálicos. Por ejemplo, los óxidos metálicos con altos contenidos de metales son más rígidos que los de los óxidos metálicos bajos, que también tienen un alto espesor. Del mismo modo, los óxidos metálicos formados a partir de solventes son más flexibles que los formados a partir de óxidos no solventes.

La composición de Zamak es similar a la de la aleación de níquel-zinc. Sin embargo, es más difícil que la aleación de nickel-zinc porque tiene un nivel más alto de porosidad. Esto se debe al calor que genera el proceso de trabajo de metal. Como resultado, el operador de trabajo metálico debe compensar este aumento en la presión interna al aumentar el número de pases sobre la pieza de metal. La mayor presión requiere que el operador de trabajo de metal use más fuerza durante el proceso.

La composición de Zamak es idéntica a la del titanio. Esto se debe a la presencia de sodio y potasio. Se agrega nitrato de sodio para aumentar la dureza del metal. Se agrega nitrato de potasio para aumentar la suavidad. Debido a la presencia de sodio y potasio, el metal se considera una aleación.

El término composición se refiere a la combinación de óxidos en metales. Hay cinco composiciones distintas de óxidos metálicos puros. Son conocidos como serpentina, nitruro de boro, carburo de boro, cromo y zinc. Además, hay otras composiciones que se derivan de estos óxidos.

Hay varios grados diferentes de dureza, según lo determinado por una aleación en particular. Esto se basa en la proporción de magnesio a lata. Cuanto mayor sea la relación, más endureció el metal. En términos de alta calidad, Zamak ofrece una calificación de dureza de 10h, que es una muesca por encima del estándar estadounidense.

Se pueden agregar otros elementos al metal para modificar su composición. Estos elementos se utilizan para aumentar la conductividad eléctrica de los metales, mejorar la resistencia a la corrosión, aumentar la resistencia y aumentar su capacidad para reflejar la radiación infrarroja. Para estos fines, se prefieren los compuestos de acero con contenido de bajo contenido de carbono.

Para aplicaciones de recubrimiento, el metal se recubre primero con un compuesto de preparación. Este recubrimiento proporciona una barrera electroquímica que evita que otros óxidos entren en el metal. Cuando el compuesto se ha aplicado correctamente, el metal ahora está listo para pintarse. Se utilizan dos pigmentos primarios para este propósito;

Los pigmentos se forman generalmente cuando dos óxidos metálicos similares están unidos. La mezcla resultante contiene oxígeno, nitrógeno y otros elementos. Un agente de endurecimiento, generalmente óxido férrico, se agrega a menudo a la mezcla. Este componente endurece el metal formando una capa de cristales duros. Los cristales endurecieron el metal por conducción a su superficie, un proceso llamado austenitización. Otros aditivos de uso común incluyen boro y silicio.

Para crear un metal de dureza adecuada, se deben usar cantidades de titanio, vanadio y platino suficientes en la composición. El metal también debe estar recubierto con cromo o zinc para evitar su oxidad. A veces, se usa chapado de níquel-zinc. También se pueden usar aleaciones de cobre, plata y níquel. Para agregar brillo, también se puede utilizar la placa de zinc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *